COMO CONSEGUIR LA LIBERTAD FINANCIERA

Suena bien, ¿verdad? Pues hay una buena y una mala noticia. No es sencillo, pero se puede llegar a conseguir. Realmente tampoco es tan complicado, pero sí es cierto que te llevará tiempo. El fin último de nuestra vida es la adecuada gestión que hacemos del tiempo.


ACUMULANDO DINERO, SIN PREOCUPARSE DEL GASTO

Es la forma más obvia de poder ser libres pero la trampa en la que se quedan muchos. La idea es simple. Desde que somos pequeños nos dicen que hay que trabajar sin descanso, acumulando bienes y dinero para que podamos gastarlo en cualquier cosa que “necesitemos”. Cuanto más trabajas más alto llegas en tu empresa y acumulas más dinero para poder comprar cosas aun más caras.

Cuando comencé mi vida laboral no ganaba demasiado dinero. Me gusta hablar de cifras reales, así que para que lo vean en contexto, me pagaban alrededor de 800 euros con opción a alojamiento incluido. En ese momento y en ese entorno, era un sueldo muy bajo en comparación con la media. En esa empresa yo no era el único con ese sueldo, muchos de nosotros ganábamos exactamente lo mismo. Recuerdo muy bien las conversaciones con mis amigos en las que todos se quejaban de sus ridículos ahorros después de pagar todos los gastos. Con el paso del tiempo varios de nosotros fuimos promocionando a un empleo superior. Y luego a otro más arriba. Algunos llegaron a ganar el doble con lo que empezaron.

Sorprendentemente, con el paso del tiempo, las conversaciones no cambiaban en absolutamente nada. Esas mismas personas se seguían quejando de lo poco o nada que podían ahorrar y que necesitaban seguir ascendiendo para poder pagar sus deudas. Hablando con ellos era fácil descubrir por qué… motos de lujo, coches caros, hipotecas impagables a 40 años, fiestas… Cuanto más ganaban, más gastaban. Resultado final, cero.

No parecía una estrategia muy inteligente. Me pareció tan absurdo que hice todo lo posible por no seguir ese camino, pero para mí era un ejemplo de cómo funcionamos. Considero que tuve suerte en su momento de ser espectador de un fenómeno que luego me marcó para toda la vida y seguro que también han sido espectadores de algo semejante.

ACUMULANDO DINERO, CONTENIENDO GASTOS.

La idea es que intentes contener al máximo, dentro de lo posible, tus gastos. Todos hemos caído en las misma trampa de comprar cosas que luego realmente no le hemos dado ningún uso (yo tengo unas cuantas). Puede ser la tentación de tener el último móvil o el último laptop (o lo que sea que te guste cambiar habitualmente). Incluso hay gente que va más allá y cambia cada pocos años de coche y lo paga a crédito. Esto tampoco significa que tu vida vaya a ser la de un monje budista ni mucho menos.

Es evidente que cuanto mayor sea tu sueldo aun con unos gastos medios, más rápido vas a hacer crecer tus ahorros. Llegará un momento en que, simplemente teniendo tus ahorros invertidos, te permita vivir sin trabajar, lo cual es el objetivo finalmente. Recuerdo que cuando empecé a trabajar comencé haciendo unas matemáticas muy simples.

Sueldo = 20.000€ al año.
Gastos = 5.000€ al año
Inversiones (cuentas remuneradas, nada raro) = 5%

15.750 Primer año
32.287 Segundo año
49.651 Tercer año

…….

Al menos ese era el plan en mi mente y que intenté seguir durante unos años, perfeccionándolo con el paso del tiempo. Evidentemente no todo se cumplió a rajatabla y mis gastos fueron mayores de lo previsto. Por desgracia caí varias veces en la tentación de gastar por gastar, pero es algo que ya comentamos, las reglas es difícil seguirlas al 100%.
¿Crees que es simplista? Pues míralo bien y absorvelo, porque en esencia así es como dejé de trabajar. ¿Crees que es complicado? ¿Crees que es menos complicado trabajar durante 45 años? ¿O es que prefieres trabajar durante todo ese tiempo en vez de ahorrar durante unos cuantos años?


Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *